Caldito de garbanzos

Todos los años digo que voy a compartir más recetas sonorenses, pero luego la vida pasa y no lo hago, je. Pero LO VUELVO A DECIR, este año quiero compartir más recetas de nuestra cocina sonorense, la tercera es la vencida.

Lo que me gusta de nuestra cocina, es que es muy sencilla, pero variada. Cuando empecé a reducir mi consumo de carne, recibí todo tipo de comentarios y preguntas, que nunca les di mucha importancia, pero había una que me daba algo cada que me lo decían, “¡¿CÓMO QUE ERES SONORENSE Y NO COMES CARNE?!”, FLASH NEWS: ser sonorense es más que comer carne asada. 

Primero que nada, ser sonorense es haber nacido en el estado de Sonora, y como yo nací en Hermosillo, y he vivído casi (me he ido y vuelto) toda mi vida aquí, cumplo con el principal requisito para llamarme sonorense, a parte, de mi uso excesivo del “pues” jeje. Ya después de eso, cada quien le puede agregar más a su definición de qué lo hace ser sonorense :).

Y bueno, volviendo al tema, he aprendido que la cocina tradicional sonorense, es muy sencilla y deliciosa, son los sabores con los que crecimos, y no tiene nada de complicado, así que si buscas cocina fácil y deliciosa, vuelve a tus raíces, explora los sabores de Sonora. Sabores e ingredientes que han ido pasando de generación tras generación, y que en cada platillo cuentan la historia de nuestra familia.

La alimentación ha ido cambiando como lo ha estado haciendo nuestra sociedad, lo cuál tiene cosas muy positivas, y otras no tanto, lo positivo es que hemos ido incorporando otros ingredientes, otros sabores, lo no tan positivo, es que por favor dejen de ponerle boneless a todo.

Yo he aprendido a cocinar por curiosidad, de conocer nuevas cosas y de conocer de dónde vengo, y en ese camino el garbanzo se ha vuelto mi favorito, y ahora entiendo porque, es uno de los alimentos que ha estado presente desde siempre en Sonora, y que no necesita mucho para hacer una comida deliciosa. Este caldito de garbanzos, es el mejor ejemplo.

caldito3.1.jpg

Lo que me gustó de este caldo, es que sabe a Sonora, es comida confort, con ingredientes de verdad, que te saben a casa y que está bien fácil. Otro de mis ingredientes favoritos es el chile verde tatemado, y a este caldo le da una toque delicioso.

Pero no les cuento más, les dejo la receta para que lo preparen y me digan a que les recuerda.

Por cierto, aquí les dejo otras recetas sonorenses que he compartido:

Caldo de garbanzos

Rinde 4 porciones

Ingredientes

  • 1 taza de garbanzos
  • 2 chile verdes
  • 3 ajos
  • 1/2 cebolla blanca
  • 2 tomates
  • Un puño de cilantro
  • Sal y pimienta
  • 1 cda de aceite de oliva

Procedimiento

  1. Remojar los garbanzos una noche antes, esto ayuda a que la cocción sea más rápida y se digieran mejor.
  2. Enjuagar los garbanzos y colocar en una olla con 4 tazas de agua, dejar que hierva y echar sal. La cocción dura apróximadamente 1 hora, si se evapora el agua, agregar más (de aquí sale el caldo).
  3. Mientras, tatemar los chile verdes, meter en una bolsa para que suden y dejar reposar. Después se pelan y se parten en rajas.
  4. Picar la cebolla, ajo y tomate.
  5. En un sartén, calentar el aceite y después agregar cebolla, ajo y las rajas de chile verde, después el tomate y por último el cilantro, salpimentar. Dejar reposar por 1 minutos a fuego medio, después, agregar la mezcla a la olla con los garbanzos ya cocidos. Hervir por 5 minutos, rectificar sazón y listo.
  6. Se puede servir como acompañante o como una comida de lunes sin carne, complementando con unos tacos de aguacate y una ensalada.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y así de fácil tienes una comida muy nutridora y que te va hacer muy feliz.

Seguiré compartiendo más recetas, esta es del libro de Cocina Sonorense, vale la pena darle una hojeada, pero de todas maneras les estaré compartiendo mis favoritas.

Gracias por leer.

Hasta la próxima.

#ladelacadenita

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario