Del silencio al amor

He querido hablar del silencio desde el año pasado, pero no estaba lista, muchas veces lo intenté, pero no encontraba las palabras correctas, hoy les comparto una parte de lo que encontré en el silencio.

Me adentré al silencio en búsqueda de respuestas, de paz y dispuesta a escuchar. Me ha dado todo eso, pero también me ha dado momentos muy grises, pero cada vez siento que la luz brilla más dentro de mi, me di cuenta que no estaba rota, solo desacomodada.

El día que escribí esto, terminé con un escrito que no supe como acabar y el principio no me gustó, así que esta introducción es como mi octavo intento de hacer que esto tenga sentido, pero hoy decido fluir, porque al final de cuentas, eso fue lo que encontré en el silencio, el amor.

Un amor que no debo volver a olvidar, y es por eso, que por fin le doy publicar, porque quiero que sea mi recordatorio, y si estas palabras resuenan en ti, hazlas tuyas.

Aquí acaba mi introducción, lo que sigue, es lo que salió un día que todo hizo click, es lo que siente un corazón decidido a terminar de sanar.


 

Mi camino apenas empieza, hoy me siento más segura y fuerte que hace un año, hoy cuido más lo que llega a mis oídos, a mi mente y a mi corazón. Estoy poniendo al amor como base central de mi vida, y eso no significa ir por la vida en una nube rosa, no; se trata ser más consciente de qué y quiénes están en mi vida, de elegir lo que me haga crecer y lo que no, soltarlo, de decir no, de no quedarme callada, de hablar desde el corazón y sobre todo, de confiar más en Dios.

He hecho las paces conmigo misma, en lo físico, emocional y en lo espiritual. Pero es un trabajo de todos los días, porque siempre habrá alguien o algo que llegue a juzgar, o sembrar dudas, pero sabes, es difícil dañar un corazón y una mente fuertes, y más cuando estás convencida de que Dios está de tu lado. He tenido algunas de esas pruebas y me quedo, ¿en serio ahorita que me siento tan bien?, pero las trato con amor, y todo pasa.

Actuar con amor no significa ser un osito cariñosito tirando corazones, para mí, actuar con amor es mantenerme firme en quién soy y en lo que merezco; por amor a mí, no voy a tolerar que me hablen de cierta manera o escuchar comentarios tóxicos que no aportan nada.

Por amor a mí, confiaré en mi instinto, en mis dones y en mis capacidades. No juzgaré mis decisiones, no me lastimaré con pensamientos ni palabras, dejaré de cargar con culpas.

Por amor a mí, voy a disfrutar de cada momento y compartirlo contigo, y si llegara el momento en el que nuestros caminos se tornaran distintos, no te voy a detener y seguiré mi camino.

Porque mereces amor, tampoco llenaré tu cabeza y tu corazón de palabras tóxicas, te daré la mejor de mis sonrisas, y en mis malos momentos, de ser necesario, me voy a retirar para no hacerte daño.

Porque mereces amor, te daré tu espacio para crecer, no juzgaré tus decisiones, no te dejaré caer, pero eso no se significa que el peso caerá sobre mí, estaré apoyando tu proceso, y tendrás mis palabras de aliento cuando las necesites.

Porque merecemos amor, vamos a respetarnos, siempre.

En el momento en que abres tu corazón al amor, empiezas a recibir y a dar amor, se convierte en la energía que te acompaña.

Todos tenemos nuestras cicatrices del corazón, pero son solo eso, marcas de algo que ya pasó, aun cuando parecía imposible, ya pasó. 

Vamos a querernos, siempre.

-CL

 

 

 

 

 

 

 

One Comment Add yours

Deja un comentario