La costura y las barritas mágicas

¡Hola! aprovechando que empezó octubre y con eso el blogtober, hoy les quiero compartir 2 cosas, mi experiencia con la costura y la receta de unas barritas que están ¡DELICIOSAS!.

Después de 3 años con mi blog (que lo cumplimos hace 2 semanas, ups) nunca había hecho el reto de blogtober, que es subir una entrada todos los días de octubre, OMG, no sé qué vaya a pasar, capaz y nomas llego a mañana, jaja, no es cierto, sí le voy a echar ganas.

Les cuento que el fin de semana me reconecté con uno de mis hobbies que amo/odio, y como ya tenía algo escrito al respecto creo que es buen momento para dejarlo fluir.

Aprendí a coser jugando con los retazos que dejaba mi mamá, hacía minis bolsitas para mis barbies o para guardar las polly pockets, o simplemente cosía pedazos por sentir que creaba algo. En cierta forma eso me ayudó a poner botones y alguna bastilla improvisada en los días de uniforme.

Años después entre mis inquietudes por aprender algo nuevo y reconectar con mi niña interior, me acordé de esa etapa y con la ayuda del internet aprendí a coser y poner zippers, y entonces hice muchas bolsitas.

bolsitas

De las bolstias aprendí, que siempre se puede aprender algo nuevo, que aunque soy muy impaciente puedo ser paciente (me falta pero ahí va) y que todavía hay mucho por CREAR y aprender. Coser se convirtió en mi terapia, una manera de despejar la mente y olvidarse un rato del resto del mundo.

Por cosas de la vida las deje de hacer, varias veces intenté volver pero decidí darme un break de la costura. A veces así son las cosas, debes dejarlas descansar para luego volver o simplemente llevarte el aprendizaje.

Pero este año todo se acomodó para que volviera a la costura.

Había tenido la inquietud de llevar un curso, y todo pasa por algo. A una amiga que le regalé una bolsita me dijo de un curso y el horario quedó perfecto así que sin pensarla dos veces me inscribí.

Mi curso de costura fue una experiencia padrísima, desde el primer día que llegué al salón supe que tenía que estar ahí, hubo veces que dude de mí, pero con MUCHA PACIENCIA y la buena vibra de mis compañeras y maestra, todo salió bien; hubo una vez que eché a perder la tela pero terminé haciendo un mandil bien padre, todo salió bien jaja :).

 

 

Al finalizar el curso tuvimos una pequeña convivencia en la que todas llevamos algo para compartir, y también llevamos todo lo que cosimos, la verdad es que lo mejor que me quedó fue ese vestido, pero no lo vean muy cerquita jajajajaja.

Para compartir llevé las barritas que hice en diciembre de postre y me volví adicta, la receta es de Pamela Salzman, pero la adapte un poquito así que les paso lo qué hice.

Aprendí mucho de esa experiencia, no me había vuelto a sentar en la máquina hasta este fin que decidí terminar todo lo que dejé empezado, me acordé porque lo dejé pero también porque siempre vuelvo. Así que es una relación complicada, pero le seguiré dando la oportunidad.

Les dejo la receta de las barritas, que se las debía a mis compañeras, gracias por inspirar.

Barritas mágicas

9-16 barritas

Ingredientes

  • 1 taza de galletas saladas molidas
  • 1 1/4  taza de avena
  • 6 cdas de aceite de coco o mantequilla derretida
  • 2 cdas de miel de abeja
  • 1 taza de dátiles deshuesados
  • 1 3/4 taza de leche de coco
  • 1/2 taza de azúcar de coco o mascabado
  • 3/4 taza de nuez picada
  • 3/4 taza de chispas de chocolate
  • 1/2 taza de coco rallado sin azúcar (y un poquito más)

Procedimiento

  1. Precalentar el horno a 350°F 180°C.
  2. En una olla calentar la leche de coco con el azúcar de coco, hasta que se reduzca un poco. Aproximadamente hierve por unos 20 minutos.
  3. Mientras tanto, en un procesador moler las galletas saladas y después agregar la avena.
  4. Ya que esté como casi harina, agregar el aceite de coco y la miel de abeja.
  5. En un refractario cuadrado, colocar papel encerrado y echar la mezcla de galleta, aplastar muy bien hasta que quede todo el molde cubierto y parejo.
  6. Vertir la leche de coco “condensada” , espolvorear los dátiles sin hueso, las chispas de chocolate, las nueces y el coco.
  7. Aplastar ligeramente todo hasta que todas las capas absorban un poco de leche.
  8. Hornear por 30 minutos o hasta que las orillas se vean doradas.
  9. Dejar enfriar y a ¡disfrutar!

barritas2.jpg

No dejen de buscar la inspiración y la creatividad, a mi me ha llevado por caminos muy padres que nunca me vi recorrer, pero aquí estoy, aprendiendo y disfrutando; teniendo mis momentos en blanco para luego ser atacada por una ola de querer hacer TODO.

Gracias por leerme y por compartir.

Blogtober día 1, listo.

Hasta la próxima.

#ladelacadenita

 

 

Deja un comentario